A 26 años de su lanzamiento Street Fighter II sigue ocultando secretos.

El bug en cuestión (OTG, on the ground) permite seguir golpeando a un enemigo que está aturdido y solo es aplicable cuando se juega contra Vega, personaje que al ser golpeado contra la pared deja de margen un lapso de tiempo durante el que se pueden ejecutar más movimientos.