Allá por 1990 los chicos de la empresa Dino Dini calmaban nuestra sed de buen fútbol con Kick Off 2, un juego que en apariencia era complicado de dominar y podía frustrar al primer contacto, pero que con el correr de las horas se convertiría en un clásico para los amantes de los buenos juegos de fútbol.

En esta segunda versión se mantenía la dinámica del primer Kick Off pero se pulían a la perfección las bondades que destacaban a la saga. Bajo la impronta de una simulación pura, era casi imposible pasar a tres rivales seguidos o hacer firuletes como chilenas o tijeras, más allá que el juego lo permitía, todo se asemejaba a un partido real, donde este tipo de acontecimientos no pasan todo el tiempo. En pocas palabras, Kick Off 2 era y es, un juego para el verdadero gamer hardcore donde el amor a primera vista no existe.