Anunciado en el año 2012, el juego cuenta con el motor gráfico REDengine 4 para ofrecer el siempre asombroso aspecto visual del que gozan los títulos de este estudio polaco. Mantendrá, además, las bases del juego de tablero, con las mismas clases, así como el complicado mundo futurista que se recrea: marcado por conspiraciones, tramas intrincadas entre grandes corporaciones y la sensación constante de que, como en los juegos que vivimos junto a Geralt de Rivia, nuestro destino lo marcamos nosotros.