Que para un tipo tan obsesionado con el componente cinematográfico de sus producciones como Kojima su videojuego favorito sea Another World dista mucho de ser una sorpresa.

El lanzamiento de Delphine Software abrió a principios de los 90 una nueva forma de ver y pensar en los videojuegos, casi convirtiéndolos en una experiencia cinemática, y permitiendo contar historias con recursos que por aquel entonces parecían del todo inviables. No sólo se trató de un producto que aportó mucho desde la óptica jugable, sino especialmente de un videojuego que sentó las reglas del «todo vale» en cuanto a lo narrativo… Escenario que el japonés ha aprovechado a fondo como pocos.

El video que les mostramos a continuación es de la remake del juego con gráficos, un tanto, depurados, que lo disfruten: